lunes, 3 de noviembre de 2008

Un país con hotel submarino, islas artificiales y torres inverosímiles

Los Emiratos Árabes ofrecen a sus visitantes un deslumbrante mundo millonario en permanentemente construcción. Las fortunas amasadas con los petrodólares han causado un crecimiento desorbitado de la industria de la construcción donde la consigna desde hace tiempo parece ser que no existen imposibles.
Dubai, considerada la joya del golfo Arábigo, tiene el único hotel de siete estrellas del planeta. Se llama Burj Al Arab y tiene una parte submarina. También presume del edificio más alto del globo, el Burj Dubai, de 700 metros, que en los próximos años será superada por una torre de un kilómetro en vertical. Otro de sus atractivos es un archipiélago artificial denominado 'The World' ('El Mundo'), que recrea a escala los cinco continentes y cuyos terrenos ya están siendo adquiridos por famosos y millonarios. Además. están en marcha en terrenos ganados al mar otros tres complejos con forma de palmera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario